Omite el contenido
    Navega hacia adelante para acceder a los resultados sugeridos

    ¿Cómo funcionan los impuestos para los huéspedes?

    Hay algunos casos en los que los huéspedes de Airbnb deberán pagar impuestos.

    Algunos anfitriones están obligados por su normativa local a cobrar un impuesto. Se recomienda incluir el monto de los impuestos en el precio de la reservación, aunque también hay huéspedes que solicitan el pago de los impuestos cuando el huésped llega al alojamiento. Solicitamos a los anfitriones que expliquen cualquier impuesto que deban cobrar en la descripción del anuncio y su comunicación con el huésped antes de que se concrete la reservación.

    En algunos lugares, Airbnb ha establecido acuerdos con las autoridades locales para recaudar y liquidar algunos impuestos en nombre de los anfitriones. La cantidad correspondiente a los impuestos puede variar y, dependiendo de la legislación y normativa de cada país, calcularse sobre un porcentaje, una tarifa fija, el número de huéspedes o de noches o el tipo de propiedad reservada. Cuando reservas un espacio en uno de estos lugares, los impuestos locales aplicados se mostrarán automáticamente cuando pagas y aparecerán en tu recibo una vez confirmada la reservación.

    Por otra parte, Airbnb está obligado a aplicar IVA u otro impuesto equivalente (como el impuesto sobre el consumo en Japón) sobre las comisiones por servicio en aquellos países que gravan la prestación de servicios electrónicos. Actualmente, están incluidos todos los países de la UE, Suiza, Noruega, Islandia, Sudáfrica, Japón y Albania.

    Airbnb también tiene la obligación de aplicar IVA sobre las comisiones por servicio de todos los usuarios que contratan a través de Airbnb China.

    Más información sobre el Impuesto sobre el Valor Agregado.